Las formas de las supernovas

Estos dos remanentes de supernovas son parte de un nuevo estudio del Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA, que nos muestra cómo la forma de la remanente está conectada a la forma en que la estrella progenitora explotó. En este estudio, un equipo de investigadores examinó la forma de 17 remanentes de supernovas en la Vía Láctea y en una galaxia vecina, la Gran Nube de Magallanes.

Los resultados desvelaron que una categoría de supernova, conocida como “Tipo Ia”, generó una remanente circular muy simétrica. Este tipo de supernova se cree que puede ser causada por una explosión termonuclear de una enana blanca, y es frecuentemente usada por los astrónomos para medir distancias cósmicas. La imagen en el panel de la derecha, la llamada remanente de supernova de Kepler, representa este tipo de supernova.

Remanentes de supernovas
Remanentes de supernovas. (NASA/CXC/UCSC/L. Lopez et al.)

Por otra parte, las remanentes vinculadas a la familia de supernovas que colapsan sobre su núcleo fueron claramente más asimétricas, lo cual se puede ver en la remanente G292.0+1.8, a la izquierda. El equipo de investigación midió la asimetría de dos maneras: cómo de esférica o elíptica había sido la supernova y cuánto refleja de un lado su lado opuesto. En G292, la asimetría es sutil pero puede ser vista de forma alargada definida por la emisión de luz más brillante (coloreada en blanco).

De las 17 muestras de remanentes, diez fueron independientemente clasificadas como la variedad de colapso de núcleo, mientras que las restantes siete fueron clasificadas como “Tipo Ia”. Una de ellas, la remanente conocida como SNR 0548-70.4, era un poco ovalada. Fue considerada Tipo Ia basándose en su química, pero tenía la asimetría de una remanente del otro tipo.

NASA

Epsilon Aurigae: un gran paso para resolver un misterio estelar

Desde hace casi dos siglos, el ser humano ha alzado su mirada hacia una estrella llamada Epsilon Aurigae, y ha comprobado con sus propios ojos como parecía desaparecer en la noche, desvaneciéndose lentamente para volver a la vida después. Hoy día, mientras el sistema se oscurece de nuevo, los misterios sobre la estrella persisten. Aunque los astrónomos saben que Epsilon Aurigae es eclipsada por un acompañante oscuro cada 27 años, la naturaleza de ambos, objeto y estrella, sigue sin tenerse clara.

Ahora, nuevas observaciones del telescopio espacial Spitzer, en combinación con previos datos de infrarrojo, ultravioleta y espectro visible, apuntan hacia una de las dos teorías plausibles, y a una probable solución a este antiguo misterio. Una de las teorías sustenta que la brillante estrella es una supergigante masiva, periódicamente eclipsada por dos estrellas muy unidas dentro de un remolino de polvo. La segunda teoría sugiere que la estrella es, de hecho, una estrella moribunda con mucha menos masa, periódicamente eclipsada por solamente una estrella dentro de un disco. Los datos del Spitzer concuerdan con esta segunda opción.

“Realmente hemos desplazado la balanza hacia una de las teorías”, comentó Donald Hoard del Spitzer Science Center en el Institute of Technology en Pasadena, California. “Ahora podemos estar ocupados elaborando todos los detalles.” Hoard presentó los resultados en la reunión de la American Astronomical Society en Washington.

Representación artística del sistema Epsilon Aurigae
Representación artística del sistema

Epsilon Aurigae puede ser vista a simple vista en el hemisferio norte, incluso en algunas áreas urbanas. El pasado agosto empezó su periodo de dos años de ocultación, un evento que ocurre puntualmente cada 27.1 años y acaba con la estrella desvaneciéndose hasta la mitad de su brillo. Astrónomos profesionales y amateurs lo observan en todo el planeta, y el Año Internacional de la Astronomía (2009) marcó este eclipse como el evento buque insignia de la “ciencia ciudadana”.

Los astrónomos estudian estos eventos para aprender más sobre la evolución de las estrellas. Cuando una estrella pasa enfrente de otra se puede recoger información adicional sobre la naturaleza de las mismas. En el caso de Epsilon Aurigae, lo que podría haber sido un cálculo simple, ha dejado en su lugar a los astrónomos pensativos y perplejos. Ciertos aspectos del evento, por ejemplo la duración del eclispe, y la presencia de “meneos” en el brillo del sistema durante el eclispe, no cuadran bien en los modelos. Las teorías se han propuesto para explicar qué está pasando, algunas bien elaboradas, pero ninguna que encaje perfectamente.

Lo más desconcertante es la naturaleza de la estrella (la que se oscurece y vuelve a brillar). Sus características espectrales indican que es una estrella monstruosa, llamada supergigante F, con 20 veces la masa y casi 300 veces el diámetro de nuestro sol. Pero, para que esta teoría fuese correcta, los astrónomos tenían que llegar a escenarios elaborados para dar sentido a las observaciones del eclipse. Comentaron que la estrella eclipsante podría ser realmente dos estrellas (llamadas estrellas B) rodeadas por un disco de escombros polvorientos. E incluso algunos escenarios serían más exóticos, con agujeros negros y planetas masivos.

La otra teoría propone que la estrella brillante sería realmente menos masiva, pero estaría moribunda. Pero este modelo tiene sus incógnitas también. No hay una solución simple.

Hoard se interesó en el problema desde un punto de vista tecnológico. Quería ver si Spitzer, cuyos delicados instrumentos infrarrojos son demasiado sensibles para observar la luz de las estrellas directamente, podría ser capaz de hacerlo usando un truco más astuto. “Apuntamos hacia la estrella con la esquina de 4 píxeles, en lugar de directamente con uno, para efectivamente reducir su sensibilidad.” Es más, la observación utilizada fue de una centésima de segundo, lo más rápido que el Spitzer puede obtener imágenes.

Spitzer
Spitzer

La información resultante, en combinación con observaciones pasadas, representa el conjunto de datos de infrarrojo más completo de la estrella hasta la fecha. Ello confirma la presencia del disco de la estrella acompañante, sin lugar a dudas, y establece los tamaños de las partículas como relativamente grandes, como gravilla, y no como fino polvo.

Pero Hoard y sus compañeros estaban más entusiasmados con el hecho de definir el radio del disco a aproximadamente cuatro veces la distancia entre la Tierra y el Sol. Esto permitió al equipo crear un modelo multi-longitud de onda que explicara todas las características del sistema. Si asumían que la estrella F era realmente mucho menos masiva, una estrella muriéndose, y asumían también que el objeto eclipsador era una sola estrella B en el disco de polvo, todo cuadraría.

“Era impresionante cómo todo encajaba tan bien,” comentaba Steve Howell del National Optical Astronomy Observatory en Tucson, Arizona. “Todas las características de este sistema están relacionadas entre si, así que si juegas con alguna, tienes que cambiar otra. Ha sido muy difícil que todo cuadre a la perfección hasta ahora.”

De acuerdo con los astrónomos, aún hay muchos detalles que esclarecer. Las observaciones en curso del eclipse deberían proveer las pistas finales necesitadas para desvelar este misterio del cielo nocturno.

Vía: JPL

Un astronauta llevará de vuelta al espacio una roca lunar

Una roca lunar recogida durante la histórica misión Apolo 11 hace más de 40 años regresará al espacio y su nuevo hogar será la Estación Espacial Internacional, compartiendo sitio con un pedacito del Monte Everest.

El 20 de mayo de 2009, el astronauta Scott Parazynski llevó la roca a la cima del Monte Everest donde recogió otra roca del pico más alto del mundo para acompañar a la muestra lunar en su vuelta al espacio.

Scott Parazynski
El astronauta Scott Parazynski

Durante un evento en el día de hoy en el Space Center de Houston, Parazynski presentará ambas rocas a George Zamka, astronauta y comandante de la misión STS-130. Zamka llevará las rocas a la estación espacial durante la próxima misión del Space Shuttle Endeavour el próximo mes.

Recogida en el Mar de la Tranquilidad en la superficie lunar, la roca y su compañera del Monte Everest serán mostradas dentro del módulo Tranquility, el cual será llevado por la tripulación de la STS-130 a la estación.

Durante la presentación, Parzynski compartirá la historia de su viaje hacia la cima del mundo y qué lo inspiró a llevar consigo la muestra lunar, seguido por una sesión de preguntas y respuestas.

Se postearán actualizaciones, fotos y vídeos durante la presentación en el twitter del Johnson Space Center, el cual puedes seguir desde aquí o usando el hastag #moon_everest. Desde las 12.30 a la 1 p.m. (GMT -6, 19.30 a 20 horas en España), Parazynksi contestará preguntas en directo vía Twitter.

No será del todo una vuelta a casa, pero sí será desde luego un acercamiento especial.

Vía: NASA

Kepler descubrió sus primeros 5 exoplanetas

El telescopio espacial Kepler, diseñado para encontrar planetas como la Tierra en zonas habitables de estrellas como nuestro Sol, ha descubierto cinco nuevos exoplanetas, o planetas más allá de nuestro sistema solar.

La alta sensibilidad a pequeños y grandes planetas de Kepler permitió el descubrimiento de los exoplanetas, llamados Kepler 4b, 5b, 6b, 7b y 8b (no se esmeran mucho con los nombres, ciertamente). Los descubrimientos fueron anunciados el 4 de enero por los miembros del equipo científico del Kepler, durante una conferencia de prensa en la reunión de la American Astronomical Society en Washington D.C.

Exoplaneta
Un Júpiter extrasolar próximo a su estrella. Boceto. NASA/JPL-Caltech/T. Pyle (SSC)

“Estas observaciones nos ayudan a entender cómo se forman los sistemas planetarios y cómo evolucionan desde el gas y los discos de polvo que dan lugar a las estrellas y sus planetas,” dijo William Borucki, del Centro de Investicación Ames de la NASA en Moffet Field, California. Borucki es el director científico de la misión. “Los descubrimientos también muestran que nuestro instrumento científico está funcionando bien. Todo parece decir que Kepler conseguirá todas sus metas.”

Conocidos como “Júpiters calientes” por sus grandes masas y temperaturas extremas, el rango en tamaño de los nuevos exoplanetas van desde uno similar a Neptuno a otro más grande que Júpiter. Tienen órbitas de entre 3.3 a 4.9 días. Las temperaturas estimadas de los planetas van desde los 2,200 a los 3,000 grados Fahrenheit (1204,4 ºC a 1648,9 ºC), más calientes que la lava fundida y desde luego demasiado calientes para la vida tal como la conocemos. Todos estos exoplanetas orbitan estrellas más grandes y calientes que nuestro Sol.

“Es gratificante ver los primeros descubrimientos de Kepler,” dijo Jon Morse, director de la división de Astrofísica en la base de la NASA en Washington. “Esperábamos que los primeros planetas que Kepler pudiera detectar fueran del tamaño de Júpiter con órbitas cortas. Es cuestión de tiempo que lleguemos a pequeños planetas con órbitas más largas, acercándonos cada vez más a un planeta análogo a la Tierra.”

Región de la Vía Láctea objetivo de Kepler
Región de la Vía Láctea objetivo de Kepler. Jon Lomberg ©

Lanzado el 6 de Marzo de 2009, desde Cabo Cañaveral en Florida, la misión Kepler observa continua y simultáneamente más de 150,000 estrellas. El instrumento científico de Kepler, o fotómetro, ha medido ya cientos de posibles rastros de planetas que están siendo analizados.

Mientras que muchos de esos rastros pueden ser otra cosa diferente a un planeta, como pequeñas estrellas orbitando otras más grandes, los observatorios en tierra firme confirmaron la existencia de estos cinco exoplanetas. Los descubrimientos están basados en aproximadamente seis semanas de recogida de datos desde que empezaron las operaciones allá por el 12 de mayo de 2009.

Kepler busca los rastros de los planetas midiendo las variaciones de brillo en las estrellas. Cuando los planetas pasan enfrente o transitan sus estrellas, periódicamente tapan su luz. El tamaño del planeta puede obtenerse por el tamaño de la variación. La temperatura puede ser estimada por las características de la estrella que orbitan y el periodo orbital del planeta.

Kepler continuará haciendo operaciones hasta por lo menos noviembre de 2012. Buscará planetas tan pequeños como la Tierra, incluyendo esos que orbitan estrellas en una cálida zona habitable donde el agua líquida puede existir en la superficie del planeta. Como el tránsito de planetas en la zona habitable de estrellas como el Sol ocurre sobre una vez al año y requiere tres tránsitos para la verificación, se espera que se tarde al menos tres años en localizar y verificar un planeta parecido a la Tierra.

Según Borucki, la continua y larga búsqueda de Kepler debería mejorar en gran medida la capacidad de los científicos de determinar la distribución tamaño/periodo orbital de los planetas en el futuro. “Los descubrimientos de hoy son una contribución significativa para esta meta,” comentó Borucki. “Las observaciones de Kepler nos contarán si hay tantas estrellas con planetas que podrían albergar vida, o si bien podríamos estar solos en nuestra galaxia.”

Fuente: NASA

Una nueva mirada más lejana del Universo

El Hubble rompe el límite establecido de las galaxias más lejanas y descubre una población de galaxias compactas primitivas que nunca jamás se había visto.
El Hubble mira muy lejos en el espacio, y cuanto más lejos, más atrás en el tiempo, porque a la luz le lleva miles de millones de años cruzar el universo observable. Esto hace del telescopio una poderosa máquina del tiempo que permite a los astrónomos ver cómo eran las galaxias hace 13.000 millones de años, solamente después de 600 u 800 millones de años después del Big Bang.
Los datos recogidos en el Ultra Deep Field de la cámara de infrarrojos WFC3 han sido analizados por nada menos que 5 equipos internacionales de astrónomos. Un total de 15 publicaciones se han presentado hasta la fecha por astrónomos alrededor del mundo. Algunos de estos resultados serán presentados por varios miembros en la 215 reunión de la American Astronomical Society en Washington.

 Hubble Pinpoints Distant Galaxies in Deepest View of Universe

“Con este rejuvenecido Hubble y sus nuevos instrumentos, nos estamos adentrando en territorio inexplorado, el cual es perfecto para nuevos descubrimientos”, comenta Garth Illingworth, líder del equipo que se adjudicó el tiempo para probar el nuevo WFC3 en el Ultra Deep Field. “La mirada cercana al infrarrojo más profunda jamás echada al universo, combinada con la imagen más lejana desde el punto de vista óptico, para empujar las fronteras de la búsqueda de las primeras galaxias y para explorar su naturaleza”.
Estos nuevos objetos son cruciales para entender el enlace evolutivo entre el nacimiento de las primeras estrellas, la formación de las primeras galaxias y la secuencia evolutiva que resultó en el ensamblado de nuestra Vía Láctea y otras galaxias espirales “maduras” en nuestro universo.
Según los cálculos y las estimaciones, esto corresponde a una mirada atrás en el tiempo de aproximadamente 13.000 millones de años.

Hubblesite.org

Una propuesta para surcar los lagos de Titán

Un equipo de científicos de Proxemy Research, en Washington DC, liderados por la Dr. Ellen Stofan, ha estado estudiando el proyecto durante dos años y finalmente ha propuesto un diseño de “barco espacial” a la NASA, el cual, si es aprobado, podría ser la primera nave espacial acuática en surcar el espacio. El supuesto barco espacial, denominado Titan Mare Explorer (TiME) tendría un coste de 425 millones de dólares, y sus futuras misiones serían explorar como primer objetivo el Ligeia Mare o el Kraken Mare en segundo lugar (más grande que el Mar Caspio, el lago más grande de la Tierra), ambos en el hemisferio norte de Titán, la luna más grande de Saturno.

Titan Mare Explorer
Titan Mare Explorer

Si todo va según lo planeado, el barco podría ser lanzado en enero de 2016 con un propulsor Atlas V 411, y amerizaría en la luna de Saturno en junio de 2023. Se cree que estos lagos de Titán están compuestos de metano líquido, etano, o una mezcla de ambos hidrocarburos. Constatar esto y otras peculiaridades de los lagos es el supuesto fin de la Titan Mare Explorer.

Lagos en Titán
Lagos en Titán (NASA/JPL/USGS)

El Hubble encuentra el objeto más pequeño jamás visto en el Cinturón de Kuiper

El pasado 16 de diciembre la NASA hacía público el descubrimiento del cuerpo más pequeño hasta ahora visto en el cinturón de Kuiper, un gran anillo de rocas heladas que rodea el sistema solar más allá de Neptuno.

El pequeño objeto encontrado por el Hubble es de tan solo 975 metros de ancho y está a una distancia de alrededor de 6.750.000.000 km. O lo que es lo mismo, a algo más de seis horas luz de nosotros. El anterior objeto más pequeño encontrado hasta ahora era 50 veces más grande que este.

Esta es la primera evidencia observada de una serie de cuerpos del tamaño de cometas en el cinturón de Kuiper que están siendo desmenuzados a través de colisiones. El cinturón de Kuiper es, por tanto, la evolución de estas colisiones, significando esto que el contenido helado de la región ha estado siendo modificado constantemente desde hace 4.500 millones de años.

El objeto detectado por el Hubble es tan débil, que es 100 veces más débil que lo que el Hubble puede ver directamente. Pero entonces, ¿cómo hizo el telescopio para descubrir semejante objeto?

Pues no directamente de las imágenes, sino indirectamente a través de mediciones de tres instrumentos ópticos. Estos instrumentos proporcionan información de navegación de alta precisión, observando estrellas guía. Los investigadores determinaron que estos instrumentos son tan buenos que podían observar los efectos que un cuerpo pequeño produce pasando por delante de una de estas estrellas. Y así fue que, analizando 4 años y medio de datos de estos instrumentos, dieron con una ocultación de una estrella de unos 0.3 segundos de duración. Tras una serie de estimaciones y cálculos, dedujeron el resultado.

HubbleSite | Imágenes

Mi vecino, el astrónomo

Hoy dejo aquí una historia que encontré en Reddit hace unos días:

This is Patrick
Este es Patrick

Este es Patrick. Patrick saca su telescopio en las noches claras de Queens y deja que cualquiera que pase por allí eche un vistazo al cosmos.

Conocí a Patrick una tarde hace unos cuantos meses, paseando a medianoche por mi vecindario. Me enseñó Saturno, sus anillos y sus lunas, la Luna creciente, cercana e íntima, y todo lo observable en el claro cielo nocturno de NY (el cual, créanme que no es mucho). Pasé sobre 45 minutos hablando con él, mientras me llevaba en un tour por el sistema solar. Fue un momento increíble, y totalmente azaroso el tropezarse en medio de Queens con un tipo y su telescopio permitiendo a extraños echar un vistazo.

Él estaba tremendamente enérgico con su pasión e incluso a la 1 de la madrugada, finalmente, tenía una pequeña congregación de gente. Discutía y enseñaba astronomía y física de una manera accesible y cercana. Todas las personas, incluyendo ancianas griegas que apenas hablaban inglés, hasta gente que salía de los bares, estaban teniendo la oportunidad de ver cosas en el cielo nocturno que quizás jamás verían de otra manera, de primera mano.

Me topé con Patrick otra vez esta noche y me enseñó los satélites galileanos de Júpiter, y la Luna llena en su esplendor. Una vez más tenía una pequeña cantidad de curiosos transeúntes, y les explicaba los matices y conceptos de una maravillosa, alegre y participativa manera. Tenía que sacar esta foto esta vez.

Creo que está haciendo un servicio increíble. ¿Quizás verá esto? Esta es el tipo de pasión por la ciencia que realmente es impresionante de ver. Pensé que a vosotros, chicos y chicas, os entusiasmaría. 🙂

Yo también pensé que os entusiasmaría. Que hace falta más gente como Patrick, de eso no tenemos duda. Gente que le guste la ciencia, y le guste compartirla con los demás. Que la haga amena, divertida para los que no están familiarizados con ella. Quizás si hubiera personas que, como Patrick, salen a la calle con iniciativas de esta índole, ganas y mucha pasión, la gente de a pie se tomaría más en serio la ciencia, vería que realmente sirve de algo, y propuestas como las de muchos bloggers con fin de parar recortes de presupuestos en I+D no se quedarían sólo en la red (parece que el tema se ha olvidado) y tomarían un matiz bastante más alentador.

Quizás algún día os encontréis con un friki loco con un telescopio, apasionado por las estrellas, en una esquina de vuestra ciudad. Paraos cinco minutos, mirad a través de la lente, y estoy seguro de que vuestro concepto del mundo cambiará. Ya no veréis las cosas de la misma manera.

Un paseo por las Columbia Hills, 2009

El británico Doug Ellison ha querido hacer su particular homenaje a los 2000 soles de Spirit de una forma muchísimo más original que la que se vio por aquí. Ha tomado imágenes de HiRISE, las ha juntado con los datos de elevaciones del terreno y se ha currado un vídeo que ha quedado fantástico. En él atravesamos las colinas Columbia hasta llegar al emplazamiento en el que Spirit se hallaba en el momento de cumplir los 3 años marcianos y en el que sigue de un tiempo a esta parte. Son dos minutos de vídeo en el que sí, todo parece un desierto (lo es), pero merece la pena echarle un vistazo y a poder ser en alta definición:

También está en vimeo, y disponible para descarga en HD (86 mb) y SD (17 mb). Al final del vídeo están los créditos.
Por cierto, prometo ser un poco más variado a partir de ahora…

Vía | Twitter de los MarsRovers