El Hubble encuentra una estrella comiéndose un planeta

El planeta más caliente conocido en la Vía Láctea puede que sea también el que menos vaya a vivir. El planeta condenado está siendo tragado por su estrella, de acuerdo a unas observaciones hechas con un nuevo instrumento del telescopio Hubble, el “Cosmis Origins Spectograph” (COS). Puede que al planeta sólo le queden 10 millones de años antes de ser completamente devorado.

El planeta, llamado WASP-12b, está tan cerca a la estrella que está sobrecalentado a unos 2800 grados Fahrenheit (o lo que es lo mismo, unos 1538 ºC) y estirado como un balón de fútbol (americano, se entiende) por enormes fuerzas de marea. La atmósfera se ha hinchado a aproximadamente tres veces el radio de Júpiter, y está vertiendo material en la estrella. El planeta es 40 veces más masivo que Júpiter.

Artist concept. NASA & Octopus’s Garden.

Este intercambio de materia entre dos objetos estelares es comúnmente visto en sistemas de estrellas binarias, pero es la primera vez que se ve tan claramente en un planeta.

“Vemos una enorme nube de material alrededor del planeta, el cual está escapando y será capturado por la estrella. Hemos identificado elementos químicos nunca vistos en planetas de fuera de nuestro sistema solar,” comenta Carole Haswell, de la Open University en Gran Bretaña.

Un ensayo publicado en Nature el pasado febrero por Shu-lin Li del Departamento de Astronomía de la Universidad de Pekín, predijo primero que la superficie del planeta sería distorsionada por la gravedad de la estrella, y esas fuerzas gravitacionales harían que el interior del planeta estuviera tan caliente que la atmósfera del planeta se expandería extremadamente. Ahora Hubble lo confirma.

Fuente: Hubble finds Star eating a Planet.

Anuncios

Cygnus X-1: Aún una “estrella”

Desde su descubrimiento hace 45 años, Cygnus X-1 ha sido una de las fuentes cósmicas de rayos X más estudiadas. Alrededor de una década después de su descubrimiento, Cygnus X-1 se aseguró un lugar en la historia de la astronomía cuando tras una serie de observaciones ópticas y de rayos X se llegó a la conclusión de que era un agujero negro, el primero en ser identificado así.

El sistema Cygnus X-1 consiste en un agujero negro con una masa alrededor de 10 veces la del Sol, en una órbita cercana con una estrella supergigante azul con una masa de unos 20 soles. El gas fluyendo a través de un rápido viento estelar desde la supergigante es concentrado por el agujero negro, y una porción de éste forma una espiral en él. La liberación de energía gravitacional por este gas fortalece la emisión de rayos X.

Accretion_disk
Representación artística de Cygnus X-1. Fuente: Wikipedia.

Aunque se han publicado más de mil artículos científicos de Cygnus X-1, su estado como un brillante y cercano agujero negro continúa atrayendo el interés de científicos, buscando entender la naturaleza de los agujeros negros y cómo afectan éstos a su entorno. Las observaciones con Chandra y el XMM-Newton de la ESA son especialmente valiosas para estudiar la propiedad del viento estelar que alimenta Cygnus X-1 y para determinar su velocidad de giro.

Esta última investigación ha revelado que Cygnus X-1 está girando muy lentamente. Este desconcertante resultado podría indicar que Cygnus X-1 se pudo haber formado en un inusual tipo de supernova, que de alguna manera impidió al recién formado agujero negro adquirir tanto giro como otros agujeros negros estelares.

381549main_cygX1_final_665
El sistema Cygnus X-1. (NASA/CXC)

Fuente | Cygnus X-1: Still a “star”