Un astronauta llevará de vuelta al espacio una roca lunar

Una roca lunar recogida durante la histórica misión Apolo 11 hace más de 40 años regresará al espacio y su nuevo hogar será la Estación Espacial Internacional, compartiendo sitio con un pedacito del Monte Everest.

El 20 de mayo de 2009, el astronauta Scott Parazynski llevó la roca a la cima del Monte Everest donde recogió otra roca del pico más alto del mundo para acompañar a la muestra lunar en su vuelta al espacio.

Scott Parazynski
El astronauta Scott Parazynski

Durante un evento en el día de hoy en el Space Center de Houston, Parazynski presentará ambas rocas a George Zamka, astronauta y comandante de la misión STS-130. Zamka llevará las rocas a la estación espacial durante la próxima misión del Space Shuttle Endeavour el próximo mes.

Recogida en el Mar de la Tranquilidad en la superficie lunar, la roca y su compañera del Monte Everest serán mostradas dentro del módulo Tranquility, el cual será llevado por la tripulación de la STS-130 a la estación.

Durante la presentación, Parzynski compartirá la historia de su viaje hacia la cima del mundo y qué lo inspiró a llevar consigo la muestra lunar, seguido por una sesión de preguntas y respuestas.

Se postearán actualizaciones, fotos y vídeos durante la presentación en el twitter del Johnson Space Center, el cual puedes seguir desde aquí o usando el hastag #moon_everest. Desde las 12.30 a la 1 p.m. (GMT -6, 19.30 a 20 horas en España), Parazynksi contestará preguntas en directo vía Twitter.

No será del todo una vuelta a casa, pero sí será desde luego un acercamiento especial.

Vía: NASA

Kepler descubrió sus primeros 5 exoplanetas

El telescopio espacial Kepler, diseñado para encontrar planetas como la Tierra en zonas habitables de estrellas como nuestro Sol, ha descubierto cinco nuevos exoplanetas, o planetas más allá de nuestro sistema solar.

La alta sensibilidad a pequeños y grandes planetas de Kepler permitió el descubrimiento de los exoplanetas, llamados Kepler 4b, 5b, 6b, 7b y 8b (no se esmeran mucho con los nombres, ciertamente). Los descubrimientos fueron anunciados el 4 de enero por los miembros del equipo científico del Kepler, durante una conferencia de prensa en la reunión de la American Astronomical Society en Washington D.C.

Exoplaneta
Un Júpiter extrasolar próximo a su estrella. Boceto. NASA/JPL-Caltech/T. Pyle (SSC)

“Estas observaciones nos ayudan a entender cómo se forman los sistemas planetarios y cómo evolucionan desde el gas y los discos de polvo que dan lugar a las estrellas y sus planetas,” dijo William Borucki, del Centro de Investicación Ames de la NASA en Moffet Field, California. Borucki es el director científico de la misión. “Los descubrimientos también muestran que nuestro instrumento científico está funcionando bien. Todo parece decir que Kepler conseguirá todas sus metas.”

Conocidos como “Júpiters calientes” por sus grandes masas y temperaturas extremas, el rango en tamaño de los nuevos exoplanetas van desde uno similar a Neptuno a otro más grande que Júpiter. Tienen órbitas de entre 3.3 a 4.9 días. Las temperaturas estimadas de los planetas van desde los 2,200 a los 3,000 grados Fahrenheit (1204,4 ºC a 1648,9 ºC), más calientes que la lava fundida y desde luego demasiado calientes para la vida tal como la conocemos. Todos estos exoplanetas orbitan estrellas más grandes y calientes que nuestro Sol.

“Es gratificante ver los primeros descubrimientos de Kepler,” dijo Jon Morse, director de la división de Astrofísica en la base de la NASA en Washington. “Esperábamos que los primeros planetas que Kepler pudiera detectar fueran del tamaño de Júpiter con órbitas cortas. Es cuestión de tiempo que lleguemos a pequeños planetas con órbitas más largas, acercándonos cada vez más a un planeta análogo a la Tierra.”

Región de la Vía Láctea objetivo de Kepler
Región de la Vía Láctea objetivo de Kepler. Jon Lomberg ©

Lanzado el 6 de Marzo de 2009, desde Cabo Cañaveral en Florida, la misión Kepler observa continua y simultáneamente más de 150,000 estrellas. El instrumento científico de Kepler, o fotómetro, ha medido ya cientos de posibles rastros de planetas que están siendo analizados.

Mientras que muchos de esos rastros pueden ser otra cosa diferente a un planeta, como pequeñas estrellas orbitando otras más grandes, los observatorios en tierra firme confirmaron la existencia de estos cinco exoplanetas. Los descubrimientos están basados en aproximadamente seis semanas de recogida de datos desde que empezaron las operaciones allá por el 12 de mayo de 2009.

Kepler busca los rastros de los planetas midiendo las variaciones de brillo en las estrellas. Cuando los planetas pasan enfrente o transitan sus estrellas, periódicamente tapan su luz. El tamaño del planeta puede obtenerse por el tamaño de la variación. La temperatura puede ser estimada por las características de la estrella que orbitan y el periodo orbital del planeta.

Kepler continuará haciendo operaciones hasta por lo menos noviembre de 2012. Buscará planetas tan pequeños como la Tierra, incluyendo esos que orbitan estrellas en una cálida zona habitable donde el agua líquida puede existir en la superficie del planeta. Como el tránsito de planetas en la zona habitable de estrellas como el Sol ocurre sobre una vez al año y requiere tres tránsitos para la verificación, se espera que se tarde al menos tres años en localizar y verificar un planeta parecido a la Tierra.

Según Borucki, la continua y larga búsqueda de Kepler debería mejorar en gran medida la capacidad de los científicos de determinar la distribución tamaño/periodo orbital de los planetas en el futuro. “Los descubrimientos de hoy son una contribución significativa para esta meta,” comentó Borucki. “Las observaciones de Kepler nos contarán si hay tantas estrellas con planetas que podrían albergar vida, o si bien podríamos estar solos en nuestra galaxia.”

Fuente: NASA

Una nueva mirada más lejana del Universo

El Hubble rompe el límite establecido de las galaxias más lejanas y descubre una población de galaxias compactas primitivas que nunca jamás se había visto.
El Hubble mira muy lejos en el espacio, y cuanto más lejos, más atrás en el tiempo, porque a la luz le lleva miles de millones de años cruzar el universo observable. Esto hace del telescopio una poderosa máquina del tiempo que permite a los astrónomos ver cómo eran las galaxias hace 13.000 millones de años, solamente después de 600 u 800 millones de años después del Big Bang.
Los datos recogidos en el Ultra Deep Field de la cámara de infrarrojos WFC3 han sido analizados por nada menos que 5 equipos internacionales de astrónomos. Un total de 15 publicaciones se han presentado hasta la fecha por astrónomos alrededor del mundo. Algunos de estos resultados serán presentados por varios miembros en la 215 reunión de la American Astronomical Society en Washington.

 Hubble Pinpoints Distant Galaxies in Deepest View of Universe

“Con este rejuvenecido Hubble y sus nuevos instrumentos, nos estamos adentrando en territorio inexplorado, el cual es perfecto para nuevos descubrimientos”, comenta Garth Illingworth, líder del equipo que se adjudicó el tiempo para probar el nuevo WFC3 en el Ultra Deep Field. “La mirada cercana al infrarrojo más profunda jamás echada al universo, combinada con la imagen más lejana desde el punto de vista óptico, para empujar las fronteras de la búsqueda de las primeras galaxias y para explorar su naturaleza”.
Estos nuevos objetos son cruciales para entender el enlace evolutivo entre el nacimiento de las primeras estrellas, la formación de las primeras galaxias y la secuencia evolutiva que resultó en el ensamblado de nuestra Vía Láctea y otras galaxias espirales “maduras” en nuestro universo.
Según los cálculos y las estimaciones, esto corresponde a una mirada atrás en el tiempo de aproximadamente 13.000 millones de años.

Hubblesite.org

Una propuesta para surcar los lagos de Titán

Un equipo de científicos de Proxemy Research, en Washington DC, liderados por la Dr. Ellen Stofan, ha estado estudiando el proyecto durante dos años y finalmente ha propuesto un diseño de “barco espacial” a la NASA, el cual, si es aprobado, podría ser la primera nave espacial acuática en surcar el espacio. El supuesto barco espacial, denominado Titan Mare Explorer (TiME) tendría un coste de 425 millones de dólares, y sus futuras misiones serían explorar como primer objetivo el Ligeia Mare o el Kraken Mare en segundo lugar (más grande que el Mar Caspio, el lago más grande de la Tierra), ambos en el hemisferio norte de Titán, la luna más grande de Saturno.

Titan Mare Explorer
Titan Mare Explorer

Si todo va según lo planeado, el barco podría ser lanzado en enero de 2016 con un propulsor Atlas V 411, y amerizaría en la luna de Saturno en junio de 2023. Se cree que estos lagos de Titán están compuestos de metano líquido, etano, o una mezcla de ambos hidrocarburos. Constatar esto y otras peculiaridades de los lagos es el supuesto fin de la Titan Mare Explorer.

Lagos en Titán
Lagos en Titán (NASA/JPL/USGS)

El Hubble encuentra el objeto más pequeño jamás visto en el Cinturón de Kuiper

El pasado 16 de diciembre la NASA hacía público el descubrimiento del cuerpo más pequeño hasta ahora visto en el cinturón de Kuiper, un gran anillo de rocas heladas que rodea el sistema solar más allá de Neptuno.

El pequeño objeto encontrado por el Hubble es de tan solo 975 metros de ancho y está a una distancia de alrededor de 6.750.000.000 km. O lo que es lo mismo, a algo más de seis horas luz de nosotros. El anterior objeto más pequeño encontrado hasta ahora era 50 veces más grande que este.

Esta es la primera evidencia observada de una serie de cuerpos del tamaño de cometas en el cinturón de Kuiper que están siendo desmenuzados a través de colisiones. El cinturón de Kuiper es, por tanto, la evolución de estas colisiones, significando esto que el contenido helado de la región ha estado siendo modificado constantemente desde hace 4.500 millones de años.

El objeto detectado por el Hubble es tan débil, que es 100 veces más débil que lo que el Hubble puede ver directamente. Pero entonces, ¿cómo hizo el telescopio para descubrir semejante objeto?

Pues no directamente de las imágenes, sino indirectamente a través de mediciones de tres instrumentos ópticos. Estos instrumentos proporcionan información de navegación de alta precisión, observando estrellas guía. Los investigadores determinaron que estos instrumentos son tan buenos que podían observar los efectos que un cuerpo pequeño produce pasando por delante de una de estas estrellas. Y así fue que, analizando 4 años y medio de datos de estos instrumentos, dieron con una ocultación de una estrella de unos 0.3 segundos de duración. Tras una serie de estimaciones y cálculos, dedujeron el resultado.

HubbleSite | Imágenes

Un paseo por las Columbia Hills, 2009

El británico Doug Ellison ha querido hacer su particular homenaje a los 2000 soles de Spirit de una forma muchísimo más original que la que se vio por aquí. Ha tomado imágenes de HiRISE, las ha juntado con los datos de elevaciones del terreno y se ha currado un vídeo que ha quedado fantástico. En él atravesamos las colinas Columbia hasta llegar al emplazamiento en el que Spirit se hallaba en el momento de cumplir los 3 años marcianos y en el que sigue de un tiempo a esta parte. Son dos minutos de vídeo en el que sí, todo parece un desierto (lo es), pero merece la pena echarle un vistazo y a poder ser en alta definición:

También está en vimeo, y disponible para descarga en HD (86 mb) y SD (17 mb). Al final del vídeo están los créditos.
Por cierto, prometo ser un poco más variado a partir de ahora…

Vía | Twitter de los MarsRovers